consultar correo desde
dentro de la escuela
 
NUESTRAS RAICES

 A lo largo de la historia son muchas las teorías del aprendizaje  que han ido surgiendo y orientando a la escuela como institución y como protagonista social en su tarea de educar.

A  finales del siglo XIX surge un movimiento pedagógico en toda Europa  “La Escuela Nueva” que critica la escuela tradicional, por autoritaria y basada en la instrucción y memorización. Los defendores de este movimiento pedagogico proponian una escuela activa, lúdica y centrada en los intereses de los niños y niñas como personas, el contacto con la naturaleza  y el aprendizaje para la vida .  En España estas ideas se pusieron en práctica en la segunda república de la mano de la Institución Libre de Enseñanza.

En la transición, y con  la recuperación de la democracia en nuestro país, surgieron con fuerza movimientos de renovación pedagógica que retomando los principios de la escuela Nueva, defendieron e impulsaron con fuerza la necesidad de cambios en la institución escolar.

 Dentro de este movimiento, aparecen las primeras escuelas cooperativas,  y con ellas Escuela 2.

Defender y poner en marcha estas ideas  supuso en su momento  retos importantes: enfrentarse a la administración educativa,  convencer a las primeras  familias que confiaron en Escuela 2 como un proyecto alternativo y transgresor, convencerlas también que el experimento daría  buenos resultados, y por otro lado, poner en marcha un nuevo modelo de empresa,  basado en los principio de economía social “La cooperativa” (1983)

El paso del tiempo y el desarrollo  del país, vinieron de alguna manera a darnos la razón, y recogieron en sus  leyes,  principios y prácticas educativas que en nuestras aulas eran ya habituales.

Con la salida de las primeras promociones, se despejaron incertidumbres y temores, contemplando con satisfacción, como aquellos niños y niñas, que considerábamos nuestro tesoro, que habíamos visto crecer día a día, y que habían formado parte de nuestras vidas durante años, eran capaces de volar solos y estaban preparados y maduros para enfrentarse con éxito a su siguiente etapa en la vida.